Noticias destacadas

Impresiones Need for Speed

need for speed 2015

Por fin hemos podido echarle el guante a uno de los arcades de conducción más esperados del momento. Need for Speed ha estado presente en mi mente desde que pude ver el tráiler de presentación de este, y lo ha estado precisamente porque pude intuir un ligero aire de lo que fueron para mi las mejores entregas de la saga hasta el momento, que son bajo mi criterio, los dos Need for Speed Underground. Con el boom cinematográfico que supuso A Todo Gas, Need for Speed Underground supo entender la filosofía del tunning que repuntó por aquella entonces y lanzó dos entregas redondas que daban al público lo que en ese momento se demandaba… una banda sonora repleta de espectaculares temazos, luces de neón, una jugabilidad de infarto y por supuesto, mucho óxido nitroso.

Os he soltado el anterior tostón justamente porque cuando vi el tráiler de presentación del nuevo Need for Speed, mi mente evocó recuerdos de los anteriores Underground y automáticamente mi cerebro modificó las asociaciones mentales a las que recurren nuestras neuronas para relacionar las palabras de Need for Speed con un… buuuufffff más pienso para el ganado, a cambiarlo por un pequeño destello de aquello que los que estamos presentes en el mundillo llamamos hype.

Con todo esto, el jueves pusimos rumbo a la Madrid Games Week para probar todos los juegos que allí nos esperaban, y entre los que tenían que ser catados si o si, entraba por supuesto esta nueva entrega de Need for Speed. Llegados al stand de Sony (Electronic Arts no tenía stand como tal y si bien la feria se hubiese podido llamar PlayStation Games Week) me sorprendió, y no para bien, que el stand de Need for Speed estuviera tan apartado y con tan pocas máquinas. A parte, lo pusieron al lado del nuevo Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, que si bien no es un mal juego, si es un juego que ya está en el mercado y entiendo que pueda pasar más desapercibido entre las demás novedades. Los auspicios de este nuevo Need for Speed no eran muy buenos… y entonces lo probamos.

La demo consistía en una partida online contra los demás jugadores del stand, la cual nos daba en su inicio unos minutos y una sugerente cantidad de dinero virtual para que seleccionáramos un coche de los cuatro disponibles para posteriormente tunearlo al máximo y poder ver las distintas posibilidades que ofrece el nuevo título de Electronic Arts en este aspecto. La personalización de los vehículos se lleva a cabo de una forma bastante intuitiva y abarca desde las típicas mejoras de rendimiento en el motor o la estructura del coche, hasta mejoras o modificaciones en la carrocería que únicamente tendrán un valor estético, como pueda ser pintar el coche, cambiar las llantas, tintar los cristales… en fin, más de lo mismo pero esta vez lo he encontrado rápido y sobre todo fácil.

Una vez personalizado nuestro vehículo, la demo daba paso a la partida en la que pudimos competir contra los demás jugadores allí presentes, la cual consistió en llegar de un punto A a un punto B antes que los demás. Sobra decir que Albert y yo llegamos los primeros… ejem, ejem… Y continuando con el gameplay, una vez finalizada la carrera, la demo te permitía unos minutos de conducción libre por el escenario para que pudieras explayarte a tu gusto para intentar comprender un poco más el juego.

Concluida la demo, podemos ver que Need for Speed apunta claramente, como ha sido la premisa de la saga en casi todas sus entregas, a la vertiente arcade. Si esperamos un juego de simulación vamos mal. Need for Speed evoca a la cinemática y a la espectacularidad por encima de todo. Las físicas de los coches no son para nada reales, los giros y las curvas transmiten un efecto en el coche como de flotación, y si nos damos un buen viaje contra algún muro u obstaculo hemos podido comprobar como el coche ha salido disparado hacia los aires de una forma un tanto extraña… Lo curioso y lo extraño de todo esto, es que si conseguimos olvidarnos del concepto de simulación y metemos todos esos factores en una coctelera, la agitamos y jugamos a Need for Speed, el juego entretiene, incita en todo momento al drifting y al uso del óxido nitroso y se transmite muy robusto y eficiente como arcade. A nivel jugable me he llevado muy buenas sensaciones de esta nueva entrega que la he visto sobre todo, muy asequible, fácil de jugar y de disfrutar.

Técnicamente el juego cumple con lo que esperamos de un Need for Speed. Pudimos ver coches que podemos tunear de mil y una forma con una calidad exquisita en los acabados de estos. Un escenario nocturno repleto de luces, farolas, neones, tráfico añadido y muchos efectos de partículas, humos… Un conjunto muy compacto que ofrecía un apartado técnico homogéneo muy correcto.

Definitivamente, un juego muy a tener en cuenta y que para mi, será el tapadillo de los juegos que están por venir y que hemos visto en la Madrid Games Week. El año pasado ya tuve esas sensaciones con Until Dawn, el cual finalmente y tras jugar a su versión final y haberlo completado me ha parecido un autentico juegazo.

Si te gustó Need for Speed Underground, ojo a este nuevo reboot porque promete volver a hacernos sentir y revivir aquellas emocionantes carreras que ya disfrutamos hace ahora nada más y nada menos que 12 años.

Acerca de Felipe Muñoz (2252 Artículos)
Desde mi primer Amstrad CPC 464 gran parte de mi vida ha girado siempre entorno a la informática y los videojuegos. Tengo especial predilección por los shooters y los juegos en primera persona. Me encanta también el cine de acción, las películas palomiteras y el manga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: